preparada para moviles
Interés GeneralMartes, 09 de Julio de 2019

Un año desaparecida: hija de Cristina Jones reclama respuestas a la justicia

un año desaparecida: hija de cristina jones reclama respuestas a la justicia 15:30 | Este martes se cumple un año desde que Carola Ravecca, una profesora de inglés de Punta del Este, se enteró que su madre había desaparecido de su casa en Punta del Diablo. Cristina Jones, de 78 años, fue vista por última vez a mediados de junio de 2018 y desde que sus hijos denunciaron su ausencia poco se avanzó en el caso. Ravecca reclama por la falta de avances y respuestas en el caso de su madre.

Cristina Jones llegó a Castillos, fue al almacén, hizo un trámite en el BPS, cobró dinero y pasó por una veterinaria. Cuando terminó, se tomó un ómnibus hasta la terminal de Punta del Diablo y luego un taxi que la llevó a su casa.

Eso sucedió el 16 de junio de 2018 y fue la última vez, que de forma “oficial”, se tuvo pistas certeras sobre su paradero.

Diez días después, familiares y amigos de Jones se comunicaron con la mujer para saludarla por su cumpleaños. Algunos no lograron contactarla y a otros los atendió un hombre que se presentó como “casero” de Jones.

Una de sus amigas siguió insistiendo y terminó avisando que era imposible contactar a Jones. Su hijo estaba de viaje y su hija Carola estaba internada tras una cirugía lo que llevó a que se enteraran de la situación el 9 de julio.

Carola Ravecca intentó comunicarse con el celular de su madre y cuando tampoco pudo ubicar a Jones realizó la denuncia en Maldonado.

Tras esto, los Ravecca Jones viajaron a Punta del Diablo y al llegar a la casa de Cristina encontraron al hombre que había contestado alguna llamada y que les explicó que era el casero contratado por Jones para cuidar la casa durante su ausencia.

Cuando le preguntaron dónde estaba Jones, contestó en primera instancia que ésta había viajado a Paysandú. Sin embargo, más tarde cambió su versión y dijo que Cristina había manifestado que viajaba a Punta del Este a visitar a su hija. Según explicó Carola a FM GENTE, su madre jamás llegaba al balneario sin previo aviso y tampoco las visitas eran tan frecuentes; de hecho, la última estadía en Punta había sido en julio de 2015 y Jones llegó con su mascota y pidió que la fueran a buscar.

El supuesto casero estaba instalado en la propiedad de Jones con su pareja y dos hijos y si bien, en teoría, su lugar de residencia era en la parte inferior de la construcción, cuando Carola y sus hermanos llegaron a Punta del Diablo la estufa a leña del dormitorio de su madre había estado encendida ya que el ladrillo aún estaba caliente, la laptop de Cristina –que la acompañaba a todas partes- estaba allí y observaron otras situaciones que les resultaron extrañas.

Avanzada la investigación, el casero fue interrogado como testigo: en un momento habló de un supuesto viaje a Guichón del que no pudo dar detalles como el auto que utilizó, adonde lo rentó (ya que dijo era alquilado), ni siquiera el color. “Hay muchas cosas inconsistentes y raras” afirma Carola Ravecca.

El hombre fue obligado posteriormente a dejar la propiedad por orden judicial y cuando lo hizo, Carola detectó que algunas pocas cosas de valor en la vivienda también se habían esfumado.

“Es todo muy raro; mi miedo es que algo haya pasado, que mi madre hubiera tenido un enfrentamiento y que su edad o su cuerpo no le hubieran respondido”. Cristina era una mujer de mundo, inteligente, con carácter y muy luchadora, que se hizo de abajo, que trabajó para Naciones Unidas y que vivió en distintas partes del globo, relata Carola.

También gustaba de contar anécdotas de su vida en el extranjero, de los lugares que había visitado y era muy abierta a relatar aspectos de su intimidad familiar, aspectos que preocupan a Carola ante la alternativa de que alguien pudiera pensar que Cristina guardaba en su casa dinero u objetos de valor.

Carola explicó que tiene bastante certeza en que las personas que estaban en casa de su madre sabían que la relación de Cristina con su familia era distante y que conocían muchos detalles, pero que lo que tal vez no sabían era que el 26 de junio era su cumpleaños y que recibiría llamadas de sus allegados, lo que en definitiva hizo sonar la alarma sobre su desaparición.

Hay “un detalle rarísimo”, según definió Ravecca, y es una nota que Canal 4 realizó con el casero cuando se difundió la desaparición de Jones y en la que el hombre dice “vení Cristina, volvé a casa, que con nosotros está todo bien”. “Yo nunca entendí esas declaraciones”, dice Carola.

“Yo no tengo esperanzas de encontrar a mi madre viva, una mujer de 78 años, tras un año ausente, pero mi reclamo es que no puede ser que una persona desaparezca y no pase nada, no se sepa nada”.

“No hay nada peor que la incertidumbre, nosotros tenemos un signo de pregunta y en definitiva, tras un año, estamos en punto cero”, declara Ravecca quien reconoce la buena disposición de la policía pero está desconforme con el accionar de la fiscal de Chuy, Sandra Fleitas.

Si bien Fleitas recibió a la familia, tras la reunión se fueron sin respuestas, “con las manos vacías”, después de haber escuchado que la fiscalía estaba sobrepasada de trabajo y que hay que respetar los tiempos.

Un año más tarde, Carola dice que ella y su familia “respetaron todos los tiempos” y no expusieron públicamente la situación, pero que ahora se acabó la paciencia.

“Tal vez si la gente se entera, algo suceda; no puedo quedarme sin golpear todas las puertas tratando de saber qué pasó con mi madre y si hay un responsable”.

En estos meses la familia logró averiguar distintos detalles que les resultan “más que llamativos” y que algunos, por ejemplo, involucran al casero vendiendo muebles de Cristina en el Chuy.

Por otra parte, tampoco en el correr de este año se conoció el resultado de la pericia telefónica que buscaba establecer las últimas comunicaciones de Jones antes de desaparecer.

"Hace un año que nos presentan excusas", dice Carola y vuelve a recordar una serie de hechos que no le cuadran en torno a explicaciones recibidas o incluso declaraciones judiciales contradictorias.

Los últimos pasos que ha dado Ravecca incluyen pedir una entrevista con el Fiscal General de la Nación, Jorge Díaz, que si bien no se concretó -porque le respondieron explicando que el jerarca no puede intervenir en los casos de los fiscales-, abrió la puerta para que remita una relación de todos los hechos en torno al caso de su madre.

“Mi hermano y yo tenemos hijos, ¿cómo les explicamos a ellos que en este país una persona, su abuela, puede desaparecer y no pasa nada?”.





foto: Cristina Jones y el hombre que la vio con vida por última vez y que dijo ser su casero (gentileza Carola Ravecca)

Compartir

Más noticias

Interés GeneralLunes, 12 de Diciembre de 2016

Padre de Juana Viale reclama justicia por el caso de su hijo Matías, herido en una fiesta en 2011

El empresario argentino Ignacio Enrique Viale, padre de Juana, está reclamando justicia por el caso de su hijo Matías, herido en una fiesta en Maldonado, hace ya cuatro años. Dijo a FM Gente que no tiene explicación sobre lo que sucede con la investigación de este caso, que se tramita en la sede judicial de San Carlos.

Interés GeneralLunes, 24 de Octubre de 2016

Familia de Franco Fernández Chávez reclama justicia

En una concentración que se cumplió este fin de semana, la familia de Franco Fernández Chávez, el joven de 19 años que fue baleado y falleció el pasado 1 de octubre, reclamó que se aclare en caso y se haga justicia. La movilización comenzó en Avenida Lavalleja y Chiossi, donde el joven cayó tras ser baleado, y después se cumplió una marcha hasta el juzgado.

PolicialDomingo, 12 de Junio de 2016

Una madre exige justicia: "A mi hija la mataron 2 veces"

"A mi hija le dispararon ocho tiros por la espalda, dijo ‘Amor’ y enseguida murió. Esa fue su última palabra", recuerda la madre de Camila Weissel Amarilla. El caso, que en su día conmocionó a Maldonado por la virulencia del ataque a balazos contra el auto en el que viajaba la muchacha de 20 años, volvió a foja cero. El menor señalado como el autor de los disparos que mataron a la joven recuperó la libertad dos semanas atrás por decisión de un tribunal de apelaciones de Familia de Montevideo. Ahora su madre, Florencia Amarilla Fernández, reclama justicia. La noticia de la libertad del menor la retrotrajo a la fatídica noche del 25 de julio del año pasado.

Tel. +598 42223942 +598 42223283 +598 42250347 Al Aire | SMS 098 995 925 whatsapp : 093 769 818
FmGente 107.1